Espero que os gusten

Limpia los caracoles, hasta quedar muy limpios y aun sigan vivos, cogeremos, una plancha para el horno, bueno o la bandeja del horno. Le ponemos el aceite, que quede todo cubierto pero que no floten los caracoles, y entonces ponemos uno a uno los caracoles boca arriba, como es normal no querrán y se darán la vuelta, el truco es poner sal en las manos e ir cogiéndolos con sal, así se esconden de momento y se quedan boca arriba, vale ya los tenemos boca arriba, le echamos mas sal (con la sal no os cortéis, y un chorrito de whisky o coñac, vale echo esto y teniendo el horno calentito los ponemos dentro. A los 3 minutos, abrimos el horno y AQUÍ VIENE EL TRUCO, le echamos un gran vaso de agua, los caracoles ya están echando la baba y el agua nos sirve para que no se quemen, seguidamente les echamos pimienta molida, mucha pimienta como con la sal, no os cortéis. y esperamos 10/20 minutos, sin prisa, no deben de quemarse, pero hay esta la experiencia deben de estar hechos pero no crujientes, ni crudos, ni babosos, si nuestro horno no es de gas, tendremos que ponerlos un poquito con el grill. Yo como soy Cordobés me gustan las salsas y suelo acompañarlos de ali oli, eso si, si hacéis ali oli, que sea solo aceite perejil y ajo, osea mortero, ajos 3/4 sientes, perejil y sal, y vamos machacando el ajo, cuando este totalmente machacado echamos poco a poco el aceite y el perejil, removemos y removemos unos 15 minutos, hasta hacer una salsa compacta, que le añadiremos a los caracoles por encima.

Espero que os gusten.